Cultivaunaidea BLOG dedicado al cultivo de marihuana

cultivaunaidea BLOG dedicado al cultivo de marihuana
ÚLTIMA HORA

Entrevistas

jueves, 18 de agosto de 2016

Las macetas en el cultivo de marihuana

MACETAS DE CULTIVO (El refugio de las raíces)


Las macetas son el soporte del sustrato que será colonizado por el sistema radicular de nuestras plantas, al igual que el ser humano las plantas: nacen, crecen, desarrollan… por eso es muy importante en el cultivo de marihuana los trasplantes, ayudan a que la planta siga desarrollando su sistema radicular y a la vez su parte aérea, aunque esto no es totalmente necesario ya que también tengo cultivado directamente en la maceta final con excelentes resultados, con este sistema aceleraremos la fase de crecimiento debido a que al no realizar ningún trasplante las plantas no padecen ese estrés post-trasplantes.






Esto ya no es lo que era, cuando empecé a cultivar no existían ni la cuarta parte de los productos de los cuales disponemos en el mercado actual. Hoy en día disponemos de un sinfín de macetas, para todos los gustos y tipos de cultivo, de diferentes colores ya sea el cultivo de interior o exterior, la forma de las macetas (para aprovechar todo el espacio)

TIPOS DE MACETAS:


·         De Plástico:

Nos podemos encontrar con variedad de macetas y con distintos tamaños, las más usadas son las básicas pero también existen unas macetas de la misma forma pero más altas y estrechas, pudiendo aumentar algún ejemplar más en tu cultivo y aprovechando el espacio al máximo; también están las ya no tan nuevas aero-pot , son unas macetas con una serie de orificios extendidos por toda su superficie permitiendo el flujo de aire al interior, favoreciendo un repicado de raíces de forma natural y por consiguiente un mayor número de raíces secundarias por donde nuestras plantas de marihuana tomarán su alimento.

1.      Forma:

a)     Cuadradas
b)     Redondas
c)      Bolsas de polietilino
d)     Rejilla (Cultivos hidro o aeropónicos)

2.      Color:

a)     Negras
b)     Blancas

3.      Reutilización:

Las únicas no reutilizables son las bolsas de polietileno que las desecharemos siempre después de su uso; a este tipo de macetas tenemos que realizarle unos agujeros en la parte inferior para favorecer el drenaje del sustrato.

4.      Capacidades:

0.4, 0.7, 1, 2, 3.5, 5, 7 y 11 litros (Estos son los contenedores más comunes en el cultivo interior), luego para el cultivo exterior existen macetas de mayor tamaño 25, 50 y más capacidades.

5.      Comodidades:

Existen una serie de contenedores con asas y otros con ruedas, esto facilita su transporte para poder trasladarlas de un sitio a otro aprovechando las mayores horas de luz posibles. Sin embargo un gran inconveniente es la espirilización de la raíz en la parte baja de la maceta.


·         De Tela:

1.      Forma:

a)     Cuadradas
b)     Redondas
c)      Jardineras / verticales

2.      Color:
a)     Blancas
b)     redondas
c)      de colores

3.      Reutilización:

Son reutilizables pudiéndolas lavar y usar en próximos cultivos.

4.      Capacidades:

1.5, 3.5, 6.5, 8.5, 11, 13, 18, 21, 30, 40, 60, 100 y 200L, teniendo una amplia selección dependiendo de las necesidades de cada cultivador.


La gran pregunta ¿Y qué maceta elijo?


Lo primero a tener en cuenta es que tipo de cultivo vamos a hacer si interior o exterior, si nos decantamos por el primero podemos elegir las míticas macetas negras cuadradas (aprovechando el espacio) o macetas de tela de cualquier color pero, sin embargo, si vamos a realizar un cultivo en exterior es necesario que las macetas sean de color blanco, esto es debido a que este color refleja la luz favoreciendo al mantenimiento de una temperatura óptima en el interior de la maceta, el color negro capta toda la luz favoreciendo a un incremento de las temperaturas en el sustrato pudiendo llegar a quemar nuestras raíces, algo que no queremos que nos pase.

Para mi gusto las macetas de tela son idóneas para cualquier tipo de cultivo, favoreciendo una mayor aireación y oxigenación de las raíces, como un aumento de las raíces secundarias. Yo les pongo una capa de arlita al fondo favoreciendo el drenaje, la lleno de tierra poco a poco y para compactar el sustrato






¿Qué ventajas presentan las macetas de tela frente a las habituales?


Gracias a su material (fieltro) permite el flujo del aire a través de la maceta obteniendo una mayor transpiración, mejorando las condiciones de temperatura (frío o calor) en el sustrato.

Nunca he sufrido con este tipo de macetas ningún encharcamiento de las raíces, porque gracias al alto índice de transpiración el sustrato completa el ciclo húmedo-seco con gran rapidez, impidiendo así que el sistema radicular fallezca por asfixia o podredumbre.

Gracias a las macetas de tela, al llegar la raíz al exterior se auto repica (debido al aire y la luz), favoreciéndonos en dos puntos: el primero, que vuelve a generar un gran número de raíces secundarias (gracias a esto nuestras plantas podrán asimilar una mayor cantidad de alimento) y de segundo, impide que se genere una espirilización en las raíces como ocurre en las macetas convencionales, para que no ocurra en las macetas se pueden levantar unos centímetros del suelo para que entre un poco de luz y aire por los agujeros de drenaje.

Poseen unas asas para poder transportarlas de un lado a otro de la casa.

Otra gran ventaja en relación a las de plástico, es el pequeño espacio que ocupan una vez recogidas y guardadas, podemos doblarlas y guardarlas al fondo de un armario o debajo de la cama, eso queda a vuestra elección.

Uno de los mejores resultados obtenidos con este tipo de macetas son con sistema de riego, he probado el de inundación y las plantas responden de maravilla.

Gracias al gran desarrollo radicular que generan las plantas con las macetas de tela, podemos bajar la capacidad del sustrato con respecto a las de plástico, ya que al generar mayor número de raíces secundarias (por donde se alimentan), son capaces de desarrollar su crecimiento más rápido y con unos resultados muy semejantes a la maceta de plástico de mayor tamaño.

El agua al no quedar nunca estancada y finalizar el ciclo húmedo-seco con rapidez, consiguen un refuerzo extra ante la aparición de algún tipo de hongo en nuestro cultivo. Con la macetas de fieltro prevenimos las fluctuaciones del PH debidos a la acumulación de sales en las macetas, consiguiendo plantas más rápidas, sanas y vigorosas.


Los contenedores de fieltro mejoran las condiciones térmicas del sustrato, en invierno las mantiene calientes y aireadas, mientras que en verano las mantiene frescas y ventiladas, ofreciéndonos siempre las mejores condiciones para nuestro cultivo.

¿Cómo lavar mis macetas de tela?


Es un sistema muy sencillo, llenamos una bañera con agua y sacamos todos los restos de tierra, suciedad, hojas… que puedan tener las macetas; una vez bien limpias procedemos a introducirlas en la lavadora, para ello usamos uno de los ciclo cortos añadiéndole un poco de detergente y suavizante para que nos queden como el primer día.


CONSEJOS:


Es recomendable utilizar un plato de drenaje y que este nunca este seco del todo (durante la etapa de crecimiento), dejando siempre algo de agua en el plato, a las macetas de fieltro les gusta el riego por capilaridad, cuando veamos que descendió el agua del plato añadiremos de nuevo, con esta técnica nuestras plantas tendrán disposición hídrica e alimentaria en todo momento. También tenemos la posibilidad de usar una bandeja de cultivo y hacer riegos por inundación (Las plantas irán absorbiendo el agua según lo vayan necesitando).

Durante la etapa de floración hay que dejar realizar el ciclo húmedo-seco, dejando que se sequen los primeros cm del sustrato, mejorando así su compactación.

Hay que estar mucho más pendientes de los riegos porque el ciclo húmedo-seco se acorta bastante, quiero decir que al poder circular libremente el aire a través del sustrato, este se seca mucho más rápidamente, por eso la técnica de regar por inundación.

Para un mejor drenaje en los contenedores podemos añadir una capa de unos pocos cm de arlita en el fondo, después añadir la tierra poco a poco en la maceta y para ir compactando la maceta, en vez de ir aplastándola con la mano, la agarraremos por las asas o esquinas y le daremos poco a poco unos golpecitos contra el suelo, notaremos como se compacta a las pocas sacudidas, quedando una tierra sin apelmazar y estupendo refugio para las raíces de nuestras plantas.

Cuando coloquemos las plantas es importante que los contenedores no estén en contacto los unos con los otros, dejando una pequeña separación mejoraremos la aireación de las macetas y evitaremos que se entrelacen unas raíces con otras.








Otro punto a favor de estas macetas es que ayudamos al medioambiente ya que las macetas de fieltro no contienen ningún plástico derivado del petróleo, a la vez de mejorar nuestros cultivos estamos colaborando con la naturaleza.


Últimamente no hay un cultivo que no use en algún ejemplar este tipo de macetas, actualmente estoy probando a mantener alguna madre en estos recipientes y con dos sustratos: en tierra y cannalita. En floración también estoy por cosechar una bubblegum que tiene una pinta excelente.

Como siempre recordaros que si leyendo el artículo decidís cambiar a las macetas de tela, no os vayáis a comprar marcas extrangeras cuando tenemos una de las mejores aquí en nuestro país, se llama Feltpot, una marca atendida por profesionales del sector, ellos te darán todos los consejos que necesites y con una amabilidad inigualable.

Espero que os haya gustado y nos vemos en el próximo artículo, buenos humos y a cultivar ideas

jueves, 11 de agosto de 2016

¿Cómo cultivar variedades de marihuana autoflorecientes?

Ya llevan unos años estando de moda las plantas “autoflorecientes”, o también llamadas “automáticas”, son plantas que no dependen de ningún fotoperiodo determinado para su floración, debido a esto y a otra serie de particularidades de estas plantas hacen que en este último lustro se hayan incrementado las ventas drásticamente, ya que son demandadas para los cultivos de interior como para los de exterior cuando llega la época.

Aunque no soy muy partidario de las automáticas, se puede llegar a sacar un buen rendimiento en nuestro cultivo pero, para ello es necesario seguir una serie de pasos para no cometer errores ya que, en las variedades autoflorecientes cualquier fallo que cometamos será reflejado en una menor producción en nuestra cosecha final, como esto no queremos que suceda vamos a intentar detallar todo lo posible sobre este tipo de plantas.

Una de las grandes ventajas es su cultivo en exterior porque se pueden sembrar en el mes de mayo y ya estar recogiendo sus frutos a finales del mes de Julio, esto nos dará una precosecha antes de cortar las plantas fotodependientes que se cosechan a partir de finales de septiembre.


¿Cómo cultivar marihuana autofloreciente?


¿Qué son y de donde proceden las variedades autoflorecientes?


Para empezar a entender las variedades autoflorecientes hay que saber que proceden de una subespecie del cannabis conocida como “ruderalis”, esta tiene la característica de poder adaptarse a zonas de climatologías extremas; su procedencia se localiza en el sur de Siberia y el norte de Kazajstán.

Las características principales de las plantas ruderalis son que poseen un período de floración más corto que las indicas, una estructura de porte bajo y forma arbustiva, un contenido en CBD elevado y un bajo porcentaje de THC.

Las variedades autoflorecientes que nosotros compramos en el mercado no son más que cruces de “variedades ruderalis x variedades fotodependientes”, siguiendo varias generaciones de cruces consiguieron una descendencia con el rasgo autofloreciente pero mejorando sus cualidades organolépticas con respecto a las ruderalis, mejorando su aroma y sabor, aumentando los niveles de THC y consecuencia de esto un mayor efecto psicodélico.


¿Cómo germinar las semillas de cannabis automática?


Las semillas las podemos germinar de la misma manera que las otras, si queréis saber más podéis leer este artículo sobre la germinación de semillas, son unos conceptos cortos y muy básicos que nos garantizaran una buena germinación. Aunque por mi experiencia como mejor me responden es germinándolas en servilletas de papel húmedas y una vez que ya asoma bien la radícula, se puede ya trasplantar directamente  a su maceta definitiva, en ella realizará el crecimiento y la floración.


¿Dónde colocar las semillas una vez germinadas?


A las variedades de marihuana automáticas no podemos producirle ningún tipo de estrés durante el cultivo, debido a que si la planta sufre algún tipo de estrés en la fase de crecimiento, se parará uno días y no seguirá creciendo hasta recuperarse, por consiguiente comenzará la floración con una altura inferior a lo que podía llegar, esto deriva en una disminución en la cosecha.  Para facilitarnos la tarea después de la germinación, podemos colocar las semillas en  

Una vez enraícen nuestras semillas será necesario colocarlas en la maceta final, si las plantamos en macetas pequeñas como son las de 3 o 5,5 litros nos darán muy poca producción, para que desarrollen y muestren todo su potencial será necesario plantar en un tiesto grande, lo ideal es tomar como medida mínima en interior o exterior unos 12 litros, aunque en exterior se pueden usar macetas de 25 litros o más dependiendo la variedad que cultivemos.

cannabis morado autofloreciente


Si queremos obtener plantas grandes y productivas es necesario que usemos macetas de gran capacidad, esto es debido a que las autoflorecientes comienzan a florecer cuando sus raíces detectan que han llegado al fondo de la maceta, por eso es muy importante el tamaño de contenedor que vamos a elegir para nuestro jardín.

A las plantas les gusta el agua pero no toleran estar encharcadas continuamente, lo que provocara que el crecimiento se estanque y nuestra planta entre a floración siendo enana. Cuando son plántulas con un sistema radicular débil es recomendable realizar riegos diarios con cantidades pequeñas de agua; día a día iremos notando como van desarrollando y creciendo a un ritmo vertiginoso. Si todo va sobre ruedas, crecerán a lo alto y desarrollaran ramas laterales con un gran número de brotes.


¿Cómo realizar un buen crecimiento en nuestras plantas?


Para el cultivo de las autos es necesario un sustrato de buena calidad, aireado, con un buen drenaje y que permita un desarrollo radicular óptimo, esto es imprescindible si queremos alcanzar el mayor tamaño que permita la genética a cultivar.

Tenemos variedades y mezclas muy diferentes para realizar el sustrato, tierra con perlita, fibra de coco y mezcla de turbas; la cannalita, en fibra de coco… cada uno debe escoger el medio en el que desea cultivar, pero a los novatos siempre es más recomendable el uso de la cannalita (cultivo más sencillo) y sino en tierra, pero el cultivo en coco necesita mayor rigurosidad y conocimientos (requiere un control más exhaustivo de Ph y EC).

Las plantas autoflorecientes requieren necesidades bajas de abonados en relación a las fotodependientes, esto tiene una gran ventaja que es el ahorro en fertilizantes. Si usamos una tierra rica en nutrientes no necesitaremos abonar durante toda la fase de crecimiento, ya que la tierra le proporcionará todo el alimento necesario hasta que llegue la floración. Por eso tendréis que rebajar las dosis de abonado si no queréis sufrir una sobrefertilización.

Sin embargo usaremos estimulantes radiculares para favorecer al sistema radicular a colonizar la maceta rápidamente, también podríamos usar hongos y bacterias que entran en simbiosis con nuestras plantas, aumentando sus defensas naturales y favoreciendo a un gran desarrollo de la planta. Este punto es importante, porque cuanto más desarrolle el sistema radicular tendremos una parte aérea más desarrollada.

Durante 25-30 días dependiendo de la genética cultivada la planta comenzará su floración independientemente de las horas de luz recibidas, por eso es muy importante su cuidado durante ese período ya que, reflejará luego la cantidad que obtendremos (cosecha).
 

¿Qué cuidados necesitan en la floración?


Antes de comenzar esta fase está la prefloración, durante esta fase las plantas suelen dar un último estirón pudiendo llegar a doblar su altura. Durante esta etapa habrá que aplicarles un extra de nitrógeno (abono de crecimiento), eso sí tener mucho cuidado de no pasaros y generar un sobrefertilización, porque la planta acabaría produciendo unos cogollos delgados y espigados, si en esta fase notas síntomas de exceso de nitrógeno es recomendable realizar un pequeño lavado de raíces para estabilizar la concentración de sales del sustrato.

Cultivo de cannabis autofloreciente en terraza


¿Se pueden cultivar en invierno?


Dependiendo de la calidez en la zona donde vivas puede ser viable un cultivo invernal. Para realizar un cultivo en esta época del año es necesario el uso de un invernadero para mantener las condiciones climáticas estables, esto ayudará a que durante la noche estén retendrán el calor durante más tiempo y estarán resguardadas del viento, gracias a esto su desarrollo será mucho más vigoroso proporcionándonos una mayor cosecha.


¿Como cultivar en exterior autos con un espacio reducido?


Uno de los grandes problemas a la hora de cultivar es el espacio ya que no todos disponemos de este. Para maximizar nuestras cosecha en exterior pondremos en nuestro balcón o ventana el número de plantas que cada uno cree conveniente, al ponerlas en Mayo serán cosechadas a finales de Julio. Si antes de que sean cosechadas sembramos una nueva remesa podremos volver a cosechar a finales de Octubre aproximadamente dependiendo de las variedades elegidas. Es una manera de poder maximizar un pequeño espacio y rentabilizarlo con una mayor cosecha.


VENTAJAS:


Desde mi punto de vista, aunque para gustos hay colores, tienen una principal ventaja y es que son una buena primera elección para los que se inician en el autocultivo de marihuana.
Ya solo el hecho de que inicien ellas solas el proceso de floración, evita a los novatos el estar pendientes de la altura de las plantas para cambiar el fotoperiodo, ellas solas lo iniciaran al llegar a su madurez sexual.

 Las automáticas son plantas mucho más fáciles de cultivar y que presentan menos problemas porque al tener un período de crecimiento mucho más corto nos favorece ante ataques de plagas o acumulación de sales en el sustrato.

CONSEJOS:


Plantar directamente en la maceta final, reduciendo así el posible estrés causado, a las planta de cannabis no les gustan los trasplantes, reducen mucho su producción final.

Elegir una tamaño de maceta adecuado, que no sea demasiado pequeño sino tendremos plantas enanas.

Si usamos una tierra ya prefertilizada es recomendable no usar abonos durante todo el crecimiento.

Uso de un buen sustrato con su drenaje (arlita por ejemplo), favoreciendo a que el sustrato complete bien su ciclo húmedo-seco, que es lo que permite a las raíces desarrollarse correctamente.

Dosis reducidas de fertilizante, las automáticas son mucho más sensibles en los abonados.

Si las cultivamos en interior necesitarán un mínimo de 18 horas de luz durante toda la vida de la planta, aunque muestran todo su potencial bajo 20 horas y 4 de oscuridad, creciendo más las plantas y en consecuencia un aumento de producción.

Es muy importante el mantener la temperatura, ya que si hace demasiado frío se ralentizará el desarrollo radicular, si hace falta se deja una manta eléctrica para mantener cálidas las raíces.

Para conseguir explotar al máximo el crecimiento, durante la prefloración le añado una dosis de abono de crecimiento rico en Nitrógeno (N), para que tenga alimento durante esa etapa en la que suelen consumir bastante alimento.

El uso de preventivos (aceite de neem, propóleo…) puede ahorrarnos muchas preocupaciones, siempre es más fácil prevenir que intentar eliminar una plaga ya instaurada.


Ahora ya tenéis unos pocos conceptos básicos para el cultivo de estas variedades, a parte de esto con un poco de amor y cariño, tendréis una gran cosecha y veréis recompensado todo vuestro trabajo.

Yo como no dispongo de exterior no suelo cultivar autos a no ser que sea en una ventana ya que en interior no soy partidario del cultivo de autos porque conllevan a un excesivo gasto de luz y consigo sacar una mayor cosecha con las variedades fotodependientes.



 Para terminar os dejo algún apunte más sobre las variedades de cannabis automáticas, nuestros amigos de Eurogrow tienen en su página este artículo que no tiene desperdicio, así que echadle un ojo para aumentar conocimientos


A pesar de todo esto son una excelente elección para toda aquella persona que no dispone de un interior y que tiene poco espacio para el cultivo, a parte suelen ser variedades que no desarrollan demasiado en altura, esto también ayuda a mantener una cierta discreción.

Un saludo y espero que os haya gustado, lamento que últimamente este menos por aquí pero el trabajo me tiene demasiado ocupado por estas fechas, cada vez que pueda publicaré un artículo.

Muchas gracias a Eurogrow por patrocinar este artículo y confiar en cultivaunaidea.com, cualquier duda me podéis dejar un comentario y si os ha gustado ayudarme a compartirlo.

Artículo patrocinado por:

Logotipo Eurogrow




Buenos humos y a cultivar ideas, nos leemos en el próximo artículo

sábado, 9 de julio de 2016

Los Fotoperiodos en el Cultivo de Marihuana

Las plantas necesitan grandes cantidades de luz (lúmenes) para crecer rápidamente y brindar una copiosa cosecha pero, de la misma forma que el ser humano necesita descansar después de todo un día trabajando, las plantas también necesitan dormir después de realizar una serie de procesos metabólicos.

Los fotoperiododos en el cultivo de marihuana


Para aclarar, voy a intentar dar una definición sencilla de lo que es el fotoperiodo, lo podemos describir como una relación entre las horas de luz y las horas de oscuridad que las plantas reciben diariamente. Los dos fotoperiodos más usados en el cultivo de marihuana son el de 18 horas de luz y 6 de oscuridad  durante la fase vegetativa y 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad en la etapa de floración.

Pero usando distintas técnicas tanto en interior como en exterior podemos modificar estos fotoperiodos para poder cosechar a nuestro antojo, pudiendo acelerar las cosechas o alargarlas dependiendo de nuestras necesidades.


PLANTAS FOTODEPENDIENTES O AUTOFLORECIENTES

La planta del cannabis se caracteriza por ser fotodependiente, esto quiere decir que,  este tipo necesita que los días se acorten y las noches se alarguen para poder entrar en floración. Cuando las noches son de unas 10 o 12 horas de oscuridad total continuada la planta entrará en floración. Esto es una gran ventaja, nos permite conservar una planta en fase vegetativa durante períodos largos de tiempo, gracias a esto podemos realizar el mantenimiento de madres y conservarlas debido a sus cualidades.

Al contrario de estas, las genéticas autoflorecientes o automáticas no dependen de ningún ciclo de luz para su desarrollo, comienzan a florecer solas al alcanzar su madurez sexual, esto suele ocurrir al cumplir aproximadamente un mes desde su germinación. Son una buena opción para el cultivo urbano en terraza ya que, al no afectarle la luz en su periodo de oscuridad (es muy habitual que en plena ciudad recibamos la luz de alguna farola o letrero luminoso durante la noche) pueden desarrollar igualmente su floración. Al no depender de ningún tipo de fotoperiodo no podremos mantener madres ni hacer esquejes que desarrollen adecuadamente.


OTROS FOTOPERIODOS DISTINTOS:



Cultivo 24/0:


Es un fotoperiodo muy popular entre los cultivadores durante la etapa vegetativa, los que lo defienden dicen obtener un mayor crecimiento y plantas más vigorosas. Durante un tiempo usé este método para el enraizado de esquejes y crecimiento, y a día de hoy sigo prefiriendo el ciclo de 18/6, esto es debido a que como mencioné antes las plantas necesitan un momento de descanso (evitando así el posible estrés generado), además este fotoperiodo incrementa considerablemente la factura de la luz.

Cultivo 20/4:


Me parece la opción ideal para el cultivo de variedades autoflorecientes en interior, aumentándole dos horas diarias conseguiremos que la planta crezca rápidamente cosa que, en las variedades no fotodependientes es necesario un crecimiento rápido, sano y vigoroso sino podrían quedarnos raquíticas (gran problema de las autos), si durante la fase vegetativa padecen algún tipo de estrés ralentizarán su crecimiento. Se usas también en las variedades fotodependientes para acelerar la etapa vegetativa.

Cultivo 18/0:


El fotoperiodo tradicional de la etapa vegetativa en el cultivo de cannabis en interior, se le dan 18 horas de luz y 6 de oscuridad.

Cultivo 16/0:


Es un ciclo de luz distinto a lo habitual, dándole estas horas de luz la planta no entrará en floración y seguirá desarrollándose vegetativamente. Al disponer solo de 16 horas de luz las plantas crecen más lentamente. Esta técnica es más económica que la anterior al ahorrarnos dos horas de luz diarias (60 mensuales).

Cultivo 12/12:


Es el fotoperiodo más común para la etapa de la floración del cannabis, realizándose este cambio de forma brusca, bajando de 18 horas de luz diarias a solamente 12.

También es un método en el que se cultiva en régimen de 12/12 desdela germinación a la cosecha. Este método supone un gran ahorro energético al ahorrarnos 6 horas diarias durante un mes. Es muy recomendable usarlo con plantas sativas que triplican su altura, haciéndolo de esta manera crecerán con una forma arbustiva, desarrollándose lateralmente y con una distancia internodal más pequeña. Este también es el fotoperiodo tradicional para entrar en floración.


fotoperiodo de crecimiento (18/6)

Cultivo de Reinhard Delp (Cultivo 12/1):


Es el fotoperiodo más inusual, es el que más se diferencia del resto con diferencia. El ciclo lumínico consiste en darles doce horas de luz continuas, luego 5 cinco horas y media de oscuridad, después una hora de luz y para finalizar otras 5 horas y media de oscuridad. Se le conoce por el “ciclo 12/1” porque son las horas de luz que recibe.

En cuanto al desarrollo de las plantas, la aplicación de este método tiene ciertas peculiaridades como que las plantas tienen un crecimiento más lento y obtienen una forma más arbustiva porque la planta aumenta su desarrollo lateral de las ramas secundarias y una vez entrada en la prefloración estiran menos (siendo una buena elección el uso de sativas para controlar mejor su altura en interior) que con otras metodologías.

Si usamos esta técnica os daréis cuenta que el ciclo seco – húmedo de la maceta se alarga por consiguiente, deberemos regar menos y aplicar una cantidad inferior de abonos. Otra ventaja que nos ofrece este tipo de cultivo es que al tener menos horas encendida la iluminación estamos alargando su vida y podremos alargarlos unos cuantos cultivos más.

Pero no es oro todo lo que reluce, por lo que tengo leído por ahí al ser un fotoperiodo muy distinto a lo que pasa en la naturaleza puede llegar a producirse algún tipo de estrés en las plantas como por ejemplo un posible hermafroditismo o que las plantas se espiguen al principio del crecimiento, otro posible problema es una producción menor en la cosecha y una cantidad menor de cannabinoides que posiblemente sea debido a que reciben muchas menos horas de luz. Yo solo he realizado un par de veces esta técnica con unos resultados bastante aceptables pero, esto no quiere decir que vaya a pasar con todas las variedades.

Otra peculiaridad que tiene este tipo de cultivo es que el ciclo de floración también es distinto al resto, pudiendo comenzar con 11 horas de luz y 13 de oscuridad o con 10 horas de luz y 14 de oscuridad,  luego cada dos semanas vamos bajando media hora de luz hasta llegar a 9 horas de luz y 15 de oscuridad, si cultivamos sativas puras de floraciones muy tardías podríamos seguir rebajando la luz hasta llegar a 6,5 horas de luz y 17,5 de oscuridad, notándose también una pequeña aceleración en la maduración de las flores y pudiendo cosechar un poco antes que de manera tradicional.


¿CÓMO TRABAJAR SIN INTERRUMPIR EL FOTOPERIODO?


Muchos cultivadores tienen que trabajar en sus plantas durante la fase de oscuridad, pero como no podemos encender ninguna luz para evitar la contaminación lumínica hay que buscar otras alternativas (bombilla Dark Night).

Gracias a las bombillas “Dark Night “podemos trabajar tranquilamente en nuestro cultivo aún cuando los focos estén apagados, esto es debido a que, esta bombilla fue diseñada con una especie de filtro en su interior, este se encarga de eliminar todas las longitudes de onda excepto la de color verde (511 nm), aunque siempre es bueno controlar que no nos pasemos de tiempo ya que las plantas prefieren la oscuridad.


¿POR QUÉ MIS PLANTAS NO LLEGAN A FLORECER?


Muchas veces los cultivadores que plantan en exterior se hacen la misma pregunta ¿Por qué no florecen mis plantas? La respuesta casi siempre es muy sencilla: CONTAMINACIÓN LUMÍNICA.

Cuando se cultiva en exterior, ya sea un jardín, galería o terraza es muy importante que no llegue la luz hasta nuestras plantas. Esto provoca que se interrumpa la fase oscura de la planta, recibiendo una exposición mayor de luz y por consiguiente la planta continua desarrollándose vegetativamente.

Para comprobar si puedes tener o no contaminación lumínica, solo tienes que coger un libro o revista, ponerte de noche al lado de las plantas y comprobar si das leído; si das leído llega más luz de la necesaria y por eso la planta no florece o lo hace más tarde.

Cuando la marihuana sufre una contaminación lumínica y empieza a florecer, suele pasar que la planta se espigue al igual que sus flores, que se retrasen mucho en comenzar la floración y a su vez tampoco llega a terminar de florecer, porque continuamente están saliendo nuevos pistilos blancos que nunca llegan a madurar del todo.


 UN CRECIMIENTO Y UNA FLORACIÓN FORZOSA


Crecimiento Forzoso:


Muchos cultivadores se preparan para el cultivo exterior empezando en sus armarios de interior, dándoles la ventaja de ir ganando un buen crecimiento y formando un buen sistema radicular para poder sacarlas al exterior. A la hora de sacarlas se recomienda que los primeros días se sitúen a media sombra, así las plantas se irán adaptando poco a poco a la luz solar.

Si los cultivadores sacan sus plantas antes de Marzo (época de aumento de temperaturas), estas se pondrán a florecer debido a que las noche son más cortas, para que esto no suceda se interrumpe el ciclo de oscuridad aportándole una media hora de luz en medio de la noche, gracias a esto la planta no entrará en floración y continuará su etapa vegetativa.

Floración Forzosa:


Este tipo de técnica nos ofrece diversas ventajas: Si disponemos de un buen clima podemos cultivar todo el año como si de autoflorecientes se tratase, podemos decidir cuando pasarlas a floración y a la altura deseada (una buena idea si tenemos vecinos chusmas).

Este método requiere tener que mover las macetas continuamente, para que esto no sea tan laborioso debemos de usar unas macetas de un tamaño aceptable para el transporte (máx. 25 litros), sino siempre podemos usar las macetas o jardineras con ruedas o hacernos una base de madera con ruedas para moverlas de un sitio a otro.

fotoperiodo de floración (12/12)


A DORMIR ANTES DE COSECHAR:


Una técnica muy utilizada por los cultivadores es la de dejar las plantas de 24 a 48 horas en total oscuridad antes de ser cosechadas.
¿Por qué lo hacen? Durante la fase oscura de las plantas la enzima rubilasa 1,5-bifosfato (RuBisCO) se une al dióxido de carbono (CO2) que encuentra en el aire, devolviendo como resultado una serie de compuestos orgánico (Hidratos de Carbono y azúcares), este proceso es parte del conocido “Ciclo de Calvin”.

Esto favorece a un incremento de estos compuestos orgánicos en nuestras flores antes de cosechar, dichos compuestos se transformaran en cannabinoides una vez realizados correctamente los procesos de secado y curado. A imple vista es muy difícil de verificar pero he notado varias veces un aumento de resina en la plantas que se dejan dormir dos días antes del corte.


A TENER EN CUENTA:


Cuántas más horas de luz tengan nuestras plantas, mayores serán las necesidades hídricas y alimenticias de estas, esto se debe a que al realizar durante más tiempo los procesos metabólicos de la fotosíntesis necesita reponer toda la energía gastada.

Nunca debemos interrumpir las horas de oscuridad a no ser que estemos usando el fotoperiodo de “Reinhard Delp”.

Un truco para que nuestras plantas se estiren menos durante la prefloración es establecer esas dos primeras semanas un régimen de 11 horas de luz y 13 de oscuridad, con ello conseguimos que las plantas tengan una distancia intermodal menor que con el otro método, una vez pasado ese tiempo las volvemos a poner en el fotoperiodo habitual de 12/12.





Con todo lo dicho anteriormente lo que queda claro es que no solo hay un camino para llegar a la meta, cada uno debe elegir la que cree que es su mejor opción y llevarla a la práctica.

Si alguno decide probar alguna de estas técnicas, agradezco que nos dejen los comentarios en el blog, contándonos sus experiencias para que todos podamos aprender unos de otros.

Como siempre me despido de vosotros hasta el próximo artículo, os deseo unos buenos humos y a cultivar idea.





Anúnciate aquí

Anúnciate aquí
 
Volver arriba
Copyright © 2014 cultivaunaidea BLOG dedicado al cultivo de marihuana. Diseñada por CultivaUnaIdea