Ramón Souto

CEO Cultivaunaidea.com







martes, 14 de marzo de 2017

Manual: Cultivar Marihuana en Interior con Éxito



Portada cultivo de principiantes


Cuando hablamos de un cultivo interior hay que entender que es uno mismo la madre naturaleza, con esto quiero decir que somos nosotros quienes controlan: las horas de luz, el viento, la humedad, niveles de CO2… si seguimos una serie de consejos, mantenemos los parámetros correctos y mantenemos cuidado nuestro jardín, obtendremos una cosecha más que productiva y de una gran calidad.

 Ahora, que ya habéis leído lo anterior os doy la enhorabuena por decidir en ser autosuficientes, de autocultivar vuestra propia yerba y dejar de alimentar a todas esas mafias que viven de vender material de dudosa calidad.

Sin más preámbulos damos paso a la Guía de cultivo interior de Cultivaunaidea.com, intentaremos abarcar la mayor cantidad de datos relevantes posibles para realizar de principio a fin un cultivo de marihuana.



Armario: Son la manera perfecta de poder tener todo ordenado y mantener los parámetros de una forma más sencilla. Existen multitud de tipos de armarios: para esquejes, para cultivo completo, armarios dobles… también existen distintos tamaños según las necesidades del comprador: 60x60, 80x80, 100x100, 120x120, 200x200, podemos decir que estos son los modelos más comunes en el mercado. Existen multitud de marcas con precios y calidades variadas, solo es cuestión de ponerse a leer e investigar un poco.

Iluminación: La iluminación es vital para el desarrollo de las plantas, se lleva muchos años cultivado con los focos de “Alta Presión de Sodio” (HPS) con excelentes resultados, aunque ya llevamos años con los LEDs en el mercado poseen un elevado coste pero consumen mucho menos y la relación lumen/watio es mayor que la del sodio.

Reflector: Van situados encima de la bombilla, su misión principal es hacer rebotar la luz que la bombilla radia hacia la parte superior para que pueda ser aprovechada por las plantas, en caso contrario se estarían desperdiciando muchos lúmenes. En este apartado puedo decir que vale la pena gastarse dinero y comprar uno de buena calidad, ya que lo notaremos en un incremento de la cosecha por cultivo. Existen modelos desde los 15€ hasta alguno que puede rondar los 200€, cada uno tiene elegir el que cubra sus necesidades y a la vez su bolsillo se lo permita.

Temporizadores: Son indispensables en el cultivo, son los aparatos que nos permiten establecer las horas de funcionamiento de una aparato electrónico: controla la iluminación, la extracción e intracción, la ventilación, deshumificador…
Los hay de dos tipos: analógicos y digitales, los dos realizan la misma función ahora depende de cual prefieras.

Extracción e intracción: Para que el cultivo renueve el aire y a su vez pueda extraer los excesos de calor y humedad, es necesario tener colocados estos dos elementos en nuestro cultivo de interior.

Ventilación: Es importante el uso de ventiladores de pinza en la parte superior (copas de las plantas) colocados en esquinas contrarias, y un ventilador en la parte baja. Esto facilitará el movimiento del aire, evitarás el aire estancado y facilita la extracción de humedad impidiendo que se generen acumulaciones que dependiendo la fase en la que nos encontremos puede ser perjudicial para nuestro cultivo.

Filtro de Carbono, ozonizadores, geles antiolor: Uno de los puntos más importantes en un cultivo de ciudad que no nos delate el olor, si para ello es necesario tomar diversas medidas como combinar dos métodos como filtros de carbono y geles lo haremos, lo último que queremos es tener vecinos molestos en el edificio.

Sensores: Se utilizan  normalmente dos tipos de sensores en el armario: el de temperatura y humedad, esto nos sirve de indicador para mantener los parámetros ideales.

Medidores: Usamos dos tipos de medidores muy necesarios en el cultivo: El del PH y la EC, con estos dos aparatos tomaremos las medidas del agua y el alimento, para siempre darle lo mejor a nuestras queridas plantas.

Fertilizantes: Un buen kit de fertilizantes destinados exclusivamente para el cultivo de cannabis, no vale cualquier abono ya que cada planta tiene distintas necesidades. Para comenzar no os recomiendo comenzar con kits de 9 o 10 productos distintos, esto lo único que haría sería complicar las cosas al principio, con buscar una marca que traiga un kit básico con dos o tres botes de fertilizante para todo el ciclo del cultivo.



Claro está que todo esto puede suponer un gran desembolso para nuestro bolsillo si lo realizamos todo en una misma tacada, pero realmente no es necesario, claro que cada aparato o producto de alta calidad nos ayudará a mejorar nuestro cultivo y aumentar la cosecha final.

Para empezar con tener un pequeño espacio en la casa (sin armario), una iluminación y reflector si lo precisa, un ventilador regulable de pié para ejercer una brisa constante en el jardín, ayudándonos a conseguir unos tallos más fortalecidos.
Para poder controlar la iluminación y la ventilación es necesario el uso de temporizadores que nos ayudaran  a  programar las horas de funcionamiento de los aparatos eléctricos. Una tierra de buena calidad y unos fertilizantes adquiridos en un grow-shop.

Si sois de los que planean el cultivo en el horario nocturno por ahorrarse unos euros, acordaros de tener cuidado con los niveles de ruido a ciertas horas, intentemos no molestar las horas de sueño del vecindario y estaremos más tranquilos.

Por último y nos menos importante es el tema del olor, el uso de filtros de carbono, ozonizadores y geles antiolor se hacen imprescindibles en el cultivo de ciudad, sino queremos llamar la atención o que algún vecino odioso haga una llamada a la policía tomad todas las precauciones posibles.


materiales necesarios para un cultivo interior



Uno de los factores a tener en cuenta es el espacio del que disponemos, dependiendo de los metros cuadrados a utilizar usaremos sistemas de iluminación más o menos potentes.

Los espacios más habituales para el cultivo indoor son de: 1,20 m2 en el que si usamos sodio necesitaremos uno de 600w para una buena producción, en el caso de hacerlo de menor tamaño (1 m2) emplearemos un equipo de iluminación de 400 w, si quisiéramos usar un espacio menor de 0,8 m2 necesitaríamos uno de 250 w.

Lo más cómodo sería el montaje de un armario de cultivo ya que no tendríamos que agujerear paredes, es más fácil controlar los parámetros en un armario (extractores, ventiladores, humificadores o deshumificadores…), si no lo tenemos es importante que el espacio que creemos sea totalmente opaco y no permita el paso de la luz, durante la fase de floración no le puede llegar la luz a las plantas en su fase de oscuridad (esto es conocido como estrés lumínico), porque puede llegar a provocar hermafroditismos, fase de crecimiento continua, revegetación en plantas ya entrada la floración.

Es muy importante la ubicación del cultivo para que se mantengan los parámetros idóneos de la forma más fácil posible, buscar una habitación en la casa que se acerque lo máximo posible a esos parámetros, gracias a ello ahorraremos bastante electricidad. Si por ejemplo, instalamos el cultivo en un ático el exceso de calor en verano y el gélido frío del invierno pueden dificultar mucho nuestros cultivos.



Llegamos a diferenciar tres tipos principales de cannabis

Cannabis Sativa Indica:  

La cannabis indica es una especie de Cannabis, procedente de las zonas próximas al hemisferio sur.

Las variedades indica tienen unas características muy reconocibles:

• No crecen tanto como las variedades Sativas
• Tiendes a ser más anchas, más arbustivas
• Rápida floración
• Cogollos más grandes, denso y duros
• Mayor contenido en THC (16%-20%)
• Efecto más narcótico


Cannabis Sativa Sativa:  

Esta subespecie de cannabis es originaria de Asia, África y América. En cada región debido al clima y otros factores tienen características propias de cada región. Pero en general, la especie Sativa tienen ciertos rasgos comunes, que son los siguientes:

• Crecimiento rápido
• Alcance de gran altura
• Larga distancia internodal
• Ramas largas
• Sistema de raíces amplio
• Hojas grandes de folíolos estrechos
• Flores escasas y no muy compactas
• Floración tardía dependiendo de la variedad

Cannabis Sativa Ruderalis:  

Cannabis sativa ruderalis en una subespecie de cannabis Sativa, originaria de Siberia y latitudes del norte.

En los últimos años surgió un gran interés en el mundo cannábico sobre estas variedades, porque al cruzar una ruderalis con una indica, obtenemos plantas más psicoactivas de alto contenido en THC, con un período de floración y crecimiento muy corto. Debido a esto podemos realizar más de una cosecha al año con estas variedades. Para el cultivo exterior en España el mes idóneo para comenzar es Junio, debido a que es cuando tenemos más horas de luz.


Os dejo un artículo dedicado a guiarte sobre que variedad de cannabis comprar, puede aclarar esas dudas que teníais antes de aventurararos a pagar por algo que no deseabas.

Sus características son:

• Período de floración más corto que el de las sativas
• Porte bajo son de pequeña altura
• Resistentes a bajas temperaturas
• Concentración de THC y CBN inferior
• No son fotodependientes (florecen automáticamente independientemente del fotoperiodo)


Si son vuestros primeros cultivos os recomiendo el uso de plantas resistentes a hongos y plagas,  resistentes a los riegos o excesos de abono y con un tiempo de floración corto.
En el mercado existen híbridos indica / sativa de fácil cultivo: como pueden ser todos los parientes de la familia skunk, son plantas fuertes, vigorosas y de fácil cultivo.
Las plantas automáticas también son de fácil cultivo y unas necesidades alimenticias inferiores, crecen fácilmente sin muchos cuidados, aunque para obtener todo su potencial no se puede cometer ni un solo fallo sobre todo en su desarrollo vegetativo.



Sea del tipo que sea necesitamos un equipo lo suficientemente potente para iluminar el espacio escogido para nuestro cultivo, pensad que va a sustituir al astro del sol, y a mayores metros de cultivo también se aumentará los watios de potencia.

Para aclararos un poco por encima cada equipo de iluminación que podemos instalar en nuestro cultivo:

Fluorescente: 

Está compuesto por un tubo alargado, en su interior contienen un gas que con el movimiento de los electrones produce una luz blanca.

CFL (Compact Fluorescent Light): 

Son fluorescentes compactos en forma de bombilla, su principal ventaja es que ya incorporan en su interior el cebador y solo necesitaríamos enroscarla y encender, facilita mucho su instalación en relación a los fluorescentes.

HM (Halugenuros metálicos): 

Lámparas pertenecientes al grupo HID (High Intensity Discharge), generan un haz de luz blanco e intenso, favorecen a una fase de crecimiento rápida y vigorosa. Se emplea en la fase de crecimiento a la hora de cambiar a la etapa de floración se cambia de lámpara.

HPS (High Pressure Sodium): 

Son las comúnmente llamadas bombillas de sodio, son capaces de emitir luz gracias al vapor de sodio, generan una luz amarillo brillante mientras están encendidas. Será necesario la instalación de un sistema de aire (intracción, extracción y ventilación) para la extraer el exceso de calor del cultivo. Si tenemos temperaturas altas y un aire no renovado, facilitaremos la entrada a todo tipo de plagas ya que encontrarán un lugar idóneo para vivir en nuestro jardín. Existen bombillas mixtas tanto para crecimiento como para  floración facilitando el trabajo a los cultivadores principiantes, con el tiempo seguramente acabaréis con una específica para cada fase de cultivo.
Si usamos sodio se hace imprescindible el uso de un balastro en relación al vataje de la bombilla elegida; para mí lo mejor es el balastro electrónico, con él puedes regular la potencia según en la fase en la que te encuentres (crecimiento= 400 w y floración 600 w y 660 w superlumen, a parte de ahorrar en nuestra factura eléctrica nos proporciona un extra de 10 % más que un balastro magnético convencional.


Espacio a cubrir según la potencia y altura del foco:

Potencia Espacio Altura
50 w 0,80 m 25 - 30 cm
400 w 1 m 40 cm
600 w 1,2 a 1,5 m 50 - 60 cm
1000 w 1,5 a 3 m 90 -100 cm


LED (Light Emiting Diode): 

Es un dispositivo semiconductor, su misión es convertir la corriente de baja intensidad que lo atraviesa en luz. Sus principales ventajas son: la emisión de muy poco calor, una larga vida de uso (50.000 horas) y que es una de las luminarias que ofrece un mayor rendimiento gramo / watio.



Primero es calcular el espacio total de nuestro cultivo para calcular que volumen de aire tiene que extraer.

Entonces ¿cómo averiguamos la capacidad de nuestro armario? Pues bastante sencillo, tenemos que hallar el volumen, para ello multiplicamos (Largo x Ancho x Altura), con ello ya tenemos la capacidad total del armario en metros cúbicos (m3). Después de lo anterior tenemos que averiguarla capacidad de extracción, para ello multiplicamos el resultado anterior por 60 minutos que tiene una hora, el resultado nos dirá cuantos metros cúbicos es capaz de extraer por hora el aparato.

Para aclararlo todo un poco más, vamos a poner un supuesto real para encontrar el extractor idóneo para mi cultivo.

Imaginaros que tenemos un armario de 1x1x2, si multiplicamos esto nos dan 2 m3, al multiplicarlo por los 60 minutos que tiene una hora nos da 120 m3.

Que pasa que los fabricantes miden la potencia de extracción del aparato sin resistencia ninguna, como los filtros de carbono, tubos y las curvas que toman, entonces siempre es necesario comprar un extractor más potente que el resultado obtenido, si tenemos que extraer esos 120 m3 es mejor adquirir uno capaz de sacar 200 m3, asegurando así una buena extracción de aire.



Para canalizar las salidas de extracción y entradas de aire usamos unos tubos que nos ayudan a dirigir el olor y exceso de calor fuera de nuestros cultivos.

Para sujetarlo suelo hacerlo con un par de bridas apretando al extractor contra las barras de sujeción de la parte superior del armario.

El extractor se coloca en la parte superior, preferiblemente en la zona de atrás de la lámpara, donde se encuentra el casquillo o portalámparas es la zona que genera más calor, así el extractor funciona sobre la zona más crítica.

Es importante que los dos tubos den a la calle, la extracción expulsrá los excesos de calor y olor al exterior y la intracción introducirá aire fresco y limpio al interior de nuestro cultivo.




Cultivo marihuana en fase de crecimiento iluminado con LED


Temperatura: 

Es una magnitud que mide los niveles de calor, mediante un aparato llamado termómetro.

Humedad: 

Se puede definir como la relación entre la fracción molar del vapor de agua en el aire y la fracción molar del vapor de agua en el aire saturado a la misma temperatura.

PH (Potencial de hidrógeno): 

También conocido como potencial de hidrógeno. Es una medida de acidez o basicidad de una disolución. Gracias al PH podemos averiguar la cantidad de iones de hidrógeno [H+] presentes en las disoluciones.


EC (Electroconductividad): 


Podemos definirla como la capacidad que tiene un líquido para transportar la electricidad. La EC en un líquido se determina en relación  a la cantidad de sales minerales que contenga. LA EC puede expresarse como: PPM (Parte por millón) o TSD (Total de sólido disueltos).


Parámetros a controlar en el cultivo:

Temperatura Humedad Ph Ec
Germinación 24 - 26ºC 70 - 90 % 5,9 - 6,3 >0,5
Crecimiento 23 - 26ºC 50 - 70% 6,3 - 6,5 0,4 - 1
Floración 23 - 26ºC 40 - 55 % 6,3 - 6,7 1 - 1,8
Secado 18 - 23ºC 45 - 55 %


Para facilitar las cosas suelo utilizar una norma que suelo seguir, aunque como todas hay veces que hay que saltarse las reglas para conseguir tu meta. Consiste en que por metro cuadrado de cultivo empleemos 100 litros de tierra. Pongo una tabla aclarativa, pero siempre podemos meter las macetas que queramos eso sí todo tiene sus ventajas e inconvenientes.


¿Cuántas macetas pongo?

Potencia Espacio
Número de macetas Capacidad
1 100 litros
2 50 litros
4 25 litros
10 10 litros
15 7 litros
33 3 litros



Lo primero es que esta es una guía de cultivo para principiantes y como tal lo único que puedo recomendar es el cultivo en tierra, los demás tipos de cultivo como coco, hidropónico, aeropónico… requieren de una mayor cantidad de conocimientos, un rango mucho menor en el rango de errores y un control del cultivo mucho más exhaustivo.

Lo segundo que voy a recalcar es que no escatiméis gastos en la tierra, nunca compréis la tierra del “todo a cien” o de los “chinos”, son sustratos de pésima calidad, que muchas veces contienen huevos de bichos que luego pueden atacar tu cultivo.

Existen multitud de marcas en el mercado, si queréis comprarla en un growshop solo tenéis que tener en cuenta que las que ponen Light-Mix son las que vienen sin ningún tipo de alimento añadido con un EC baja ideal para la germinación de semillas y enraizamiento de esquejes en sus primeras fases. Los que tengan la etiqueta de Complete-Mix son ideales para plantas adultas o para los trasplantes de antes de floración, llevan alimento suficiente para pasar la prefloración que dura aproximadamente 15-20 días dependiendo de la variedad y es cuando comienza la planta a mostrar los primeros pelos (pistilos).

En caso de no querer ir a un grow tenemos de ir con nuestra receta de ingredientes a un vivero y hacer nosotros nuestra propia mezcla, pudiendo realizar diversas combinaciones y comprobar cual nos resulta mejor. Os voy a dar una de las composiciones más comunes en el cultivo de cannabis pero, si buscáis un poco por internet podréis encontrar multitud de ellas y con diversos componentes.

RECETA SUSTRATO (CRECIMIENTO):


Mezcla 1:                                             Mezcla 2:
                                                               
30 % de turba negra                          40 % de tierra
25 % de turba rubia                           40 % de fibra de coco
20 % de perlita                                  10%  de vermiculita
15 % de coco                                     10% de humus de lombriz
10 % de humus de lombriz

A cualquiera de las dos recetas le podemos añadir trichodermas

RECETA SUSTRATO (FLORACIÓN):


Mezcla 1                                                 Mezcla 2:

40 % de tierra                                      50% de tierra
40% de coco                                        30% de perlita
10 % de vermiculita                            10% de coco
10% de guano                                     10% de guano

Podemos añadirle a las dos recetas trichoderma y polímeros para mejorar las condiciones del sustrato.



Podemos definir a los mejorantes como elementos que añadidos a la tierra, mejora la calidad de esta, aporta macro y micro nutrientes, beneficia a la textura del sustrato, impidiendo que se apelmace.

Existen diferentes tipos de mejorantes, a continuación vamos a nombrar los más comunes en el cultivo del cananbis:

Mejorantes de textura y drenaje:


Perlita expandida:


Es una roca volcánica, se genera cuando la lava se enfría, debido a la rapidez de este proceso el agua se queda atrapada en el interior de la roca y la lava se convierte en una estructura vidriosa.

Es un roca de silicato, esto quiere decir que posee un alto porcentaje de silicio, la perlita en su interior contiene alrededor de un 2 – 5% de agua.

Las principales características de la perlita son: PH neutro; Inerte; Bajo coste; Ligera; Alto contenido en Silicio; Retiene la humedad; Mejora el drenaje

Vermiculita:


La vermiculita procede de las micas, un mineral natural del grupo de los filosilicatos. Posee una estructura laminar de un color pardo, conteniendo agua interlaminar.

A al vermiculita le suelo dar dos usos: Uno mezclado entre el sustrato y el otro como cubierta del sustrato, cada cierto tiempo le pulverizo un poco de agua con aceite de neem y funciona excelente como preventivo a la vez que evita que las plantas evaporen el agua demasiado rápido.

Las principales características de la vermiculita son: Ligera; Aislante térmico y reflector; elevada retención de agua; Alto intercambio catiónico; Elevada aireación; PH neutro

Arlita (Arcilla expandida):


La arlita es muy empleada como sustrato en los sistemas de cultivo hidropónicos. También hay quien la usa en el fondo de las macetas debajo de la tierra para mejorar el drenaje de la plantas.

Mejorantes del sustrato:


Humus de lombriz:


El humus proviene de la descomposición de los restos orgánicos por organismo y microorganismos beneficiosos (hongos y bacterias). Contiene un elevado porcentaje de nitrógeno por lo que es ideal para la etapa vegetativa. A pesar de sus altos índices en nitrógeno es difícil llegar a quemar las raíces por eso es muy útil en nuestros comienzos.

Se caracteriza por su color negruzco, esto es debido a que contiene mucho carbono.

Guano:


Es un abono natural formado a partir de excrementos de murciélagos y aves marinas en ambientes áridos o de escasa humedad. Posee un alto contenido en los tres principales macro elementos (Nitrógeno, fósforo y potasio) que favorecen el crecimiento de las plantas, es perfecto para la fase de floración.

Tenemos que tener cuidado con su dosificación no vaya a ser que quememos nuestras plantas, no es tan inocuo como el humus.

Dolomita:


Es un mineral compuesto por carbonato cálcico y Magnesio, ideal para añadir a los sustratos para equilibrar los niveles de PH y evitar que nuestras plantas padezcan carencias de alguno de estos dos elementos.


Luego encontraremos también una gama de hongos y bacterias beneficiosas para nuestras plantas; una marca totalmente orgánica y respetuosa con el medio ambiente es “JUMUS”, elaboran sus productos con micorrizas, trichodermas y colémbolos que trabajan en simbiosis con nuestras plantas, ofreciéndoles una protección contra las plagas y a la vez un desarrollo sano del cultivo.



Mientras las plántulas son pequeñas yo suelo regarlas con un vaso de chupito o un vaso medidor, con ello conseguiremos darles el agua justa sin excederse. Cuando las plantas aún no han desarrollado un sistema radicular completo son mucho más sensibles a la podredumbre radicular.

Las plantas de cannabis prefieren riegos abundantes espaciados entre sí  y dejándose secar la tierra bien, para saber si la tierra está seca introducimos un dedo en el sustrato 1 o 2 cm de profundidad, si notáis que esta seco y no se queda pegada la tierra al dedo es momento de darles de beber.

Si cuando llegamos al cultivo encontramos nuestras plantas con las hojas decaídas, con el tallo débil y con la fuerzas justas para mantenerse a si misma; con un buen riego lo solucionaremos, si la tierra se seco demasiado es mejor añadir el agua muy lentamente para que la vaya absorbiendo y no salga todo directamente por los agujeros de drenaje. En unas horas se recuperaran y las veremos otra vez sanas y fuertes; el uso de platos para las macetas viene muy bien para regar las macetas con tierra seca, ponemos la planta en el plato, llenamos este de agua y la planta se encargará de absorberla mediante capilaridad. Otro truco es añadir al agua de riego algún tipo de humectante como el Aloe Vera, mejora la absorción de la tierra y incrementa la asimilación de nutrientes.

 La temperatura ideal para el riego de la marihuana está entre los 20 .- 22ºC, con el agua demasiado fría (> 15ºC) paraliza el crecimiento y retrasa el inicio de la floración, sin embargo, si está demasiado caliente la concentración de oxígeno disminuye conforme aumenta la temperatura.

Realizar riegos foliares viene muy bien cada cierto tiempo, limpiamos las hojas y los estomas pueden realizar con mayor facilidad sus funciones, aunque no debe abusarse de esta técnica porque llega un momento en que las raíces se vuelven vagas trabajando mucha más deficientemente.


< a name="12">¿Por qué es tan importante el PH? ¿Cómo variar el PH?


El PH es tan importante debido a que es el que no indica el nivel de acidez o basicidad de una disolución.

Para determinar el nivel de acidez de una concentración se creo una escala del 1 al 14; los ácidos están comprendidos del 1 al 6 y del 8 al 14 son alcalinos, el número 7 es el considerado el “PH Neutro”.


Gracias a la regulación del PH exacto en cada fase conseguimos el rango de mejor asimilación de los nutrientes, si no lo hacemos correctamente se generará un bloqueo nutricional impidiendo la absorción de uno o más elementos necesarios en la nutrición de las plantas.

Para el cultivo en tierra es recomendable siempre mantener el PH entre 6 y 7, con ello conseguiremos que la planta asimile los nutrientes en todo momento.




- ÁCIDO
    
PH NEUTRO
+ BÁSICO
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14








Para comprobar el PH del agua es muy sencillo, tenemos a nuestra disposición diversos métodos como: Medidores digitales, kit de PH en gotas o las tiras reactivas (papel tornasol).



Lo primero que tenemos que realizar es medir el PH del agua con cualquiera de los métodos antes mencionados; si trabajamos con medidor digital siempre comprobar que esta bien calibrado, si vamos a aportar fertilizantes o aditivos al agua mediremos el PH una vez ya hayan sido incorporados.

Existen a vuestra disposición en los grow-shops unos productos llamados PH DOWN y PH UP que sirven para estos menesteres.


Valores de PH para cada fase del cultivo:



                                          
TIERRA
HIDROPONÍA
ESQUEJES
5,9 - 6
5,5 - 5,7
GERMINACIÓN
5,9 - 6
5,5 - 5,7
CRECIMIENTO
6 - 6,4
5,8 - 6
FLORACIÓN
6,4 - 6,8
6 - 6,2








Los valores inferiores son para las primeras fases del cultivo, luego lo podéis ir incrementando paulatinamente hasta llegar al nivel deseado.



La EC es la capacidad que posee un líquido para transportar electricidad. La EC siempre irá en relación a la cantidad de sales disueltas que contenga la disolución que vayamos a medir.

Para conseguir la mejor tabla de alimentación en nuestro cultivo es necesario la medición de la electroconductividad, pudiendo llegar a los límites nutritivos de cada planta para que sus cogollos engorden todo lo posible.

Para medir la EC disponemos de unos medidores digitales portátiles, que incorporan una sonda (entra en contacto con la disolución) en la punta del lápiz.
A no ser que nuestros medidores sean continuos, habrá que hacer una medición cada vez que añadamos fertilizante.

Para preparar el agua de riego dejaremos una EC de 0,4, si lo hacemos con agua destilada subiremos los parámetros para llegar al 0,4, esto lo realizamos añadiendo calcio para llegar al 0,2 y después magnesio para completar hasta el 0,4.

Si leéis otros artículos sobre la electroconductividad es posible que encontréis alguna palabra que no os suene pero que en realidad son muy comunes en este tema, como:

PPM: Partículas por millón
FC: Factor de conductividad
SD: Sólidos disueltos
TSD: Total sólidos disueltos



Al igual que en la tierra no vayamos a la tienda a por un abono universal de menos de dos euros, por favor seamos coherentes, si hemos hecho una inversión para obtener nuestra cosecha, intentad que sea lo mejor posible y conseguir todos los productos destinados al cultivo de cannabis.

Conozco algún caso de gente que invirtió mucho dinero en aparatos y semillas, y como después quedo a dos velas recorto calidad en abonos y sustrato ¡GRAN ERROR!, haced una media no os gastéis 70 euros en 5 semillas y equilibrad todos los gastos, hoy en días existen abonos, tierras y semillas a muy buena calidad / precio.

Podéis mirar en google un poco sobre los diferentes tipos de abonos pero hay multitud de ellos: químicos o orgánicos, de rápida o lenta asimilación, líquidos, en polvo o granulados… dentro de los gustos y necesidades de cada uno, elegiremos el que mejor venga para el cultivo que tenemos en mente.


Planta de marihuana en etapa de floración



No suelo a empezar a usar abono hasta que han transcurrido las tres primeras semanas de cultivo, transcurridas estas semanas suelo darles una pequeña dosis de abono de crecimiento comercial o en su caso humus de lombriz; para dar el humus de lombriz lo hago espolvoreando en la parte superior de la maceta antes del riego, al ser de liberación lenta lo añado una semana antes para que vaya liberando los nutrientes paulatinamente.

Dependiendo la variedad esto me suele llegar hasta la floración pero sino llega y notamos amarilleamiento en las hojas repetiremos el proceso. Una vez que iniciemos el cambio de fotoperiodo al de floración también les suelo dar una última dosis de nitrógeno para que tengan reservas para la siguiente etapa.

Otra cosa que suelo realizar no solo al final de la cosecha sino que también al termino de la fase de crecimiento es un buen lavado de raíces, con ello evitaremos la acumulación de sales durante la fase de floración; para hacer un lavado de raíces necesitamos regar cada planta por el triple de litros de su volumen, si una maceta es de tres litros la regaremos con nueve. Al final de la etapa de crecimiento en vez de usar el triple uso el doble, y al final de la cosecha ya lo practico literalmente.

Es importante siempre empezar de menos a más, ir incrementando la cantidad de alimento gradualmente porque siempre es mucho más sencillo corregir una carencia que un exceso. Recuerda esto, a veces ¡MENOS ES MÁS!. Si añadimos a nuestro cultivo trichodermas y endomicorrizas ayudarán a las plantas a asimilar lo nutrientes de una manera más sencilla y rápida, produciendo plantas con un porte mucho más vigoroso.

Los riegos con fertilizante se hacen alternos dependiendo las dosis que usemos regaremos de distinta forma: tengo cultivado con un cuarto de la dosis recomendada por el fabricante y dándoles abono en cada riego; con la mitad de la dosis recomendada  aplicando un riego con fertilizante y otro solo con agua y por último usando la dosis recomendada por el fabricante y aplicando un riego con abono y dos con agua.

Cada planta es distinta otra y tienen unas necesidades alimenticias dispares, la mejor técnica es la observación y aplicar las cantidades de abono necesarias a cada planta.



La técnica de podar se basa en recortar ramas, brotes y hojas de la planta, con el fin del incremento de su fruto y aumentar el vigor de ramas y tallos. Las podas también pueden ser usadas para conseguir la forma deseada en nuestras plantas.

Es recomendable realizar siempre las podas en la etapa de crecimiento y como último recurso durante los primeros 10 – 15 días después del cambio del fotoperiodo. No debéis podar las plantas una vez entrada la floración ya que les provocaríamos un estrés que disminuiría nuestra cosecha.

Existen diversos tipos de podas: Apical, FIM, lollypop… en nuestra página tenemos un artículo dedicado a las podas y donde explicamos detalladamente los pasos y materiales necesarios para llevarlo a cabo.



La semilla germina y la ponemos en una pequeña maceta, una vez que las raíces han colonizado todo el sustrato es hora de pasarlo a otro de mayor capacidad, este proceso es conocido como trasplante.

El trasplante siempre será realizado cuando el sistema radicular ha ocupado el cepellón, para comprobarlo damos vuelta a la maceta y si las raíces ya asoman por los cuatro agujeros es hora de realizarlo. Es muy importante que cuando realicemos un trasplante evitemos el contacto de las raíces con la luz.

Para realizar un trasplante es necesario que el sustrato este totalmente seco, de lo contrario corremos el riesgo de que las raíces se dañen a la hora de sacar el cepellón de la maceta.

Preparamos la nueva maceta para la planta: añadimos arlita al fondo para favorecer el drenaje, llenamos con tierra hasta dar con la necesaria, después colocamos el cepellón con la planta en el medio del nuevo contenedor y para finalizar rellenamos con tierra por los lados y presionando ligeramente para no compactar mucho la tierra.

Para evitar el estrés en la mayor medida posible, una vez realizado el trasplante regaremos con un estimulante radicular ayudando a que el sistema radicular se recupere lo antes posible.



Si tenéis pensado cultivar en un piso, un bloque de edificios o chalets adosados siempre tenéis que tener en cuenta antes de cultivar el gran olor que genera un cultivo de marihuana en plena floración y pensar en un plan para que narices indiscretas no lo perciban, siempre está la gente que mete las narices en todas partes.

Hoy en día existen varias soluciones a tener en cuenta a la hora de reducir el olor, que son:

Los filtros de carbón activo:


El carbón activo se usa para denominar a una serie de adsorbentes carbonáceos de elevada porosidad y altamente cristalinos.

A la hora de comprar un extractor comprar ya un filtro y dejar que os aconseje el dependiente de la tienda ya que, si compráis un extractor muy potente y un filtro demasiado pequeño no será capaz de camuflar el olor.

Neutralizadores de olores y desodorizadores:


Son formulados a base de extractos provenientes de plantas que ayudan a neutralizar el olor y a su vez depurar el ambiente de una forma natural.

Ozonizadores:


Los generadores de ozono son dispositivos que tienen la misión principal de generar y liberar paulatinamente gas ozono.  Otra ventaja del ozono es que se encargará de desinfectar la habitación de posibles virus, hongos o bacterias.

Ionizadores:


Es un aparato que genera una corriente de voltaje el terminal de la máquina, esta corriente permite un flujo constante de aniones (iones de carga negativa). Su función principal es la de limpiar y purificar el aire de nuestro alrededor.


Así que ya sabéis “Más vale ser precavidos, que detenidos” por atentado contra la salud pública, ya que cada día la represión policial de este país va en aumento, quede sorprendido cuando vi la entrevista de Juanma en cannabis.es. Así que si no queréis tener problemas lo mejor es tomar ciertas medidas, aquí os dejo un par de consejos que os pueden ser de utilidad:



Las plantas al igual que los seres humanos dependiendo de su tiempo de vida van pasando por diferentes etapas y cada una de ellas tiene sus necesidades específicas que ya iremos viendo en cada una de sus fases.

Germinación:


La germinación es una de las fases más fáciles si se siguen unos sencillos pasos, antes de ponerlas a germinar suelo introducirlas en un vaso con agua (en un lugar templado alrededor de los 22 – 24ºC) con una cucharita de café de agua oxigenada durante unas 10 0 12 horas. Gracias al agua oxigenada el pericarpio de la semilla se reblandecerá facilitando la salida de la radícula.

Una de las formas más sencillas y económicas es utilizar la técnica del tupper. Que consiste:

Conseguimos un tapper y metemos en su interior unas servilletas húmedas pero no empapadas, es importante que sean blancas sin tintas que se puedan desprender hacia las semillas. No se debe usar algodón ya que los pelos radiculares de la radícula pueden quedar enredados entre las fibras del algodón y desquebrajarse o romperse al retirar las semillas. Con el sistema del tupper conseguimos mantener una humedad relativa del 80 – 90%

Una vez geminadas las podemos pasar a un jiffy, ya que es muy fácil y la turba contiene una EC muy baja que es beneficioso para esta etapa. Cuando las raíces asomen a través de la tela que recubre la turba prensada es el momento para realizar su trasplante a un contenedor de un tamaño mayor.

Crecimiento:


Cuando hagamos el paso del jiffy a la maceta enterraremos el tallo bajo la tierra dejando los cotiledones de la planta casi al ras del sustrato, esto se realiza para evitar quebraduras en los tallos que son frágiles en esta etapa y favorecer al incremento de raíces que aparecerán en la parte del tallo enterrado.

Una fase muy importante ya que si las plantas entras sanas y sin ninguna carencia, tenemos muchas más probabilidades de conseguir una floración exitosa y abundante.

En interior la fase de crecimiento se realiza dándoles más de 16 horas diarias de luz, el fotoperiodo más usado en el cultivo interior es el de 18 horas de luz y 6 de oscuridad.

En interior para conseguir un mayor rendimiento es conseguir plantas no muy altas y compactas para aprovechar la mayor cantidad de luz posible, para conseguir esto es mejor no prolongar la etapa de crecimiento, con darles entre 25 - 30 días será más que suficiente. A los 30 días normalmente la planta muestra su sexo (masculino o femenino), si cultivamos con regulares es el momento de observar a cada planta detalladamente para saber si brotan pistilos o estambres.

El momento de pasar a floración es cuando las copas y ramas de las plantas ocupan aproximadamente el 60 – 70 % del espacio del cultivo, en la fase de prefloración se terminará de llenar.

Unos días antes de entrar en floración realizo el trasplante final a su maceta definitiva que en interior suelo usar de 7 o 11 litros y darles unos días para que se recuperen del estrés producido, después ya se puede cambiar el fotoperiodo para que inicien la prefloración.

Los parámetros a mantener en la fase de crecimiento serían el de temperatura (22 – 24ºC) y la humedad relativa (60 – 70%)

Floración:


Para iniciar el fotoperiodo de floración deberemos modificar los temporizadores para que las plantas reciban 12 horas de oscuridad y 12 horas de luz al días para que puedan cambiar de etapa.

Es muy importante que durante la fase de oscuridad las plantas no reciban ningún tipo de contaminación lumínica, esto conllevaría a provocarles un estrés que podría desencadenar en hermafroditismo o en un estado vegetativo continuado.

Durante las primeras dos semanas las plantas darán un estirón, este es el momento de darles la una dosis de abono rico en nitrógeno antes de que inicie la floración; nos daremos cuenta fácilmente cuando se está iniciando porque empezaran a brotar pelos blancos.

En esta fase las plantas dejan de demandar nitrógeno, en su caso, comienza a pedir principalmente fósforo y potasio. Si os fijáis en la composición de los abonos de crecimiento y floración, los niveles de nitrógeno en los fertilizantes de crecimiento son elevados, sin embargo, en los de floración baja el nitrógeno para subir el potasio y el fósforo.

La mayoría de híbridos comerciales se cosechan alrededor de las 8 o 9 semanas, aunque no os dejéis engañar por las indicaciones de los bancos, poco a poco ya os iréis dando cuenta que bancos hacen las descripciones de variedades más verídicas.

Para evitar la aparición de hongos es necesario tener controlada la humedad relativa entorno al 40 – 50%.

Unas dos semanas antes de finalizar el cultivo realizaremos un profundo lavado de raíces, con ello arrastraremos toda la acumulación de sales minerales que dejaron los fertilizante, con ello mejoraremos el sabor de nuestra cosecha y beneficiaremos a nuestra salud.

Cosecha:



tricomas vistos a través de microscopio


¿Cómo saber cual es el tiempo de cosecha?


Existen dos maneras para guiarse a lahora de la cosecha, una de ellas mucho más exacta que la otra, esta son:

Cosechar por los pistilos:

Si no disponéis de una lupa o un microscopio, hay que hacerlo a ojo de buen cubero, existe una norma que no es del todo correcta pero que nos puede ayudar en su caso, cuando percibamos que alrededor del 60 – 70% de los pelos (pistilo) se han vuelto marrones y se retuercen, será el momento de la cosecha.

Comento que este método es inexacto porque los pistilos se pueden volver marrones por otros motivos, como también hay variedades sobre todo las sativas puras que se cosechan con prácticamente todos los pelo blancos.

Cosechar por los tricomas:

Durante la maduración de los tricomas podríamos decir que atraviesan por tres etapas que son:

1º Etapa: Tanto el cuerpo como las cabezas de los tricomas se encuentran totalmente trasparentes (inmaduros), no debemos cortar aún.

2º Etapa: Momento ideal para la cosecha. La mayoría de los tricomas se encuentran  con un color blanco lechoso  (el punto álgido de THC) y encontramos entre un 10 -15% de los tricomas que se tornaron de un color ambarino.

3º Etapa: Casi todos los tricomas se tornan de color ámbar, esto se traduce a que el THC se al degradarse se transforma en CBD, las plantas producirán un efecto mucho más narcótico.

Ahora dependiendo de los gustos o la finalidad que busquéis tendréis que cortarlo antes de que maduran para conseguir un efecto más psicodélico o con la mayoría de tricomas maduros consiguiendo un efecto narcótico.


Secado:


Ya hemos finalizado el cultivo, manicurado y cortado las plantas con delicadeza, ahora toca esperar entre 3 o 4 semanas dependiendo la zona en la que vivas y la estación del año en la que te encuentres.

Para facilitar el secado podemos dejar de regar 3 o 4 días antes de que la planta sea cosechada, esto nos adelantará unos días.

Si vivimos en zonas muy calurosas podéis dejar las hojas grandes sin manicurar, esto ayudará a que el secado sea más lento y uniforme, si por el contrario, habitáis una zona fría y húmeda será necesario manicurar y no dejar ni una hojita en nuestros cogollo, esto acelera el secado de la planta.

Las flores al secarse pierden aproximadamente entre un 75 – 80% de humedad, esto quiere decir que, si obtenemos una cosecha de aproximadamente unos 200 gramos una vez terminado el proceso de secado se quedará en aproximadamente 40 – 50 gramos.

Yo suelo dejarlas boca abajo secando pero, no es porque todo el THC baje a las puntas, eso sólo es un mito, una leyenda urbana que se ha extendido bastante. Otra opción es la del uso de mallas de secado, si usamos este método le daremos la vuelta a los cogollos cada 2 o 3 días para que no se deformen.


Marihuana en la fase de secado



Para comprobar que nuestra “yerba” está seca y lista para ser curada podemos realizar la prueba del crujido, cogemos una rama y la doblamos si esta dobla sin problemas deberemos dejar secando durante más días, si por otro lado, cuando lo doblamos oímos un crujido será el momento de continuar al siguiente paso.


Curado:


Una vez finalizado el secado procederemos a introducir toda la cosecha en frascos herméticos de cristal o en cajas de madera como la 00box, después de 3 o 4 horas abriremos la tapa para dejar escapar los excesos de humedad. Durante la primera semana lo abriremos 3 veces al día durante unos minutos, la segunda semana lo abriremos un par de veces al día y así hasta que perdieron la humedad que les sobra.

Para que la materia vegetal no se degrade deberemos protegerla de tres factores: El calor, la luz y el oxígeno. Para conseguir estas condiciones necesitaremos un lugar fresco y seco como un armario o alacena.
A realizar un buen secado hay que proteger la materia vegetal de diversos parámetros (luz, aire, temperatura y humedad) que degradaran el THC




Espero que os haya gustado esta guía para iniciarse el mundo del cultivo interior de marihuana, no es un manual completo ni pretende serlo, solo es una orientación para guiar a todos aquellos que andan un poco perdidos o que necesitan alguna pequeña ayuda para llevar a cabo su primer indoor.

Como siempre digo soy todo oídos, estoy abierto a sugerencias, tanto para este artículo que seguro que queda mucha información que complementarle como al resto de la página, si queréis que hable sobre un tema en concreto siempre que este en mi mano intentaré hacer algún post dedicado a ello.      

Espero que me dejéis vuestros comentarios en el blog o a través de las redes sociales, os dejo hasta el próximo artículo.


Buenos humos y a cultivar ideas   



0 comentarios:

Publicar un comentario


 

Cultivaunaidea.com

Cultivaunaidea.com es un blog dedicado a la enseñanza cannábica, cada persona podrá autocultivar su propia medicina sin recurrir al mercado negro, una de las grandes lacras que mantiene la prohibición del cannabis. Buenos humos y a cultivar ideas

work Publicidad

http Webs Amigas

map Contacto

person Sobre mí

place Galicia, España

person_add +RamónSouto


Tú eres el responsable de informar a los visitantes de tu blog de las cookies que utilizas en él. Para más información, ve a http://www.blogger.com/go/cookiechoices.