Ramón Souto

CEO Cultivaunaidea.com







jueves, 19 de octubre de 2017

El Secado de la Marihuana

Cuando se acercan los últimos días del cultivo, llega ese momento tan amado por unos como odiados por otros:  “la cosecha”, es cuando vemos recompensados esos meses de duro trabajo dedicado a alimentar y cuidar nuestras plantas para que nunca le falten de nada.




El secado de la planta.

Este es uno de los pasos estratégicos para conseguir una “Yerba” de primera calidad, muchos cultivadores dedican todo su esfuerzo en el cultivo de la planta durante 3 o 4 meses y una vez llegado este punto echan a perder todo el cultivo.
La mejor opción o la que yo más recomiendo es disponer de una armario para realizar el secado, esto simplificará mucho las cosas y podremos tener los parámetros (Luz, aire, temperatura y humedad) controlados fácilmente. 
Si vuestro clima es húmedo y cultiváis indicas en invierno en vuestro interior, es necesario tomar muchas precauciones contra la aparición de hongos, una aplicación cada 15 días puede ser la diferencia entre cosechar o tirar todo a la basura, lo digo por experiencia propia. Lo segundo es tener siempre controlados los parámetros de humedad (sobre todo a partir del comienzo de la floración). 
El secado de la planta tiene que ser un proceso lento y gradual, esto ayudará a mantener su olor, sabor y mejorar las cualidades organolépticas de la planta. Durante este proceso la parte pierde alrededor del 75-80% de su peso en agua, si cosechamos una planta y obtenemos 100 gramos de ella y la ponemos a secar el resultado final tendrán que ser aproximadamente 20-25 gramos aproximadamente. 
Con un proceso lento de secado el agua irá evaporándose poco a poco, a su vez, también pierde otros tipos de pigmentos como la clorofila, que ayudará a mejorar el sabor de la planta y a que el humo no sea tan áspero a la hora de bajar por la garganta.
Para poder realizar un secado en condiciones perfectas es necesario que el lugar elegido sea oscuro, seco y fresco, instalaremos una ligera ventilación pero vigilando de que el aire nunca le da directamente a las plantas en proceso de secado, esto es debido a que la planta secaría demasiado rápido (no es lo que queremos) ya que quedaría en ella un sabor desagradable y rascaría al bajar por la garganta debido al exceso de clorofila, también hará que nuestra planta al ser picada se convierta en un polvo fino.
Una vez manicuradas las ramas podemos colocarlas boca abajo colgadas con cordones o pinzas (al igual que se tiende la ropa) o por el contrario utilizar la mallas de secado (opción que ocupa poco espacio). Durante los primeros días del secado el olor aumenta considerablemente, para solucionarlo tomaremos medidas para no tener problemas con los vecinos.
Según van pasando los días observamos un gran pérdida del volumen de nuestras flores, una vez ha transcurrido 3 o 4 semanas doblaremos los tallos para comprobar si crujen, si estos doblan continuaremos con el proceso de secado el tiempo que sea necesario. Nunca someterlos al curado si no han terminado correctamente su secado, debido a que podría provocar la aparición de hongos y es algo que nadie quiere que le ocurra.

¿Cuáles son los parámetros para un secado correcto?
Los parámetros que debemos tener en cuenta a la hora de secar nuestras plantas son cuatro:
LUZ: Es recomendable que la habitación o armario se encuentre en total oscuridad, esto ayudara a que el proceso de secado se ralentice. El principal motivo por el cual no le puede dar la luz es que la luz solar degrada el THC y se convierte en otros cannabinoides no psicoactivos (CBD).
VENTILACIÓN: Un factor muy importante en la ventilación que nos eliminará los excesos de humedad y el extractor la sacará al exterior. Mi armario de secado está prácticamente vacío, tiene una malla de secado colgada en su interior, un ventilador oscilante en la parte baja sin que el aire de directamente a los cogollos (estos secarían de forma irregular). El añadir un ventilador y extracción también nos ayuda a mantener los parámetros en épocas del año más calurosas.
TEMPERATURA: La temperatura nunca debe sobrepasar los 20ºC o se secaría demasiado pronto, por lo tanto, unas temperaturas de entre 17 y 18ºC son recomendables, favorecen un secado lento, así que ya sabéis “La paciencia es la madre de todas las ciencias”.
HUMEDAD: La humedad relativa de mi armario de secado suele oscilar entre 45 y 55% de humedad pero, siempre de este rango, si la humedad es más baja seca muy pronto estropearemos nuestra cosecha y si la humedad aumenta corremos el riesgo de la aparición de hongos.
El uso de un termohigrómetro digital con sonda en el armario de secado nos ayuda a tener controladas los parámetros de temperatura y humedad en todo momento.

¿Cuánto dura el proceso de secado?

Esto viene determinado por los parámetros que tengamos en la zona y en el clima en el que vivamos, siendo mucho más difícil secar el cannabis en climas húmedos. Dependiendo de lo anterior puede durar aproximadamente de tres semanas a un mes. Por eso aquí en Galicia es necesario manicurar antes del secado, sin embargo, en zonas muy cálidas y donde las plantas secan muy rápido es recomendable secarlas con las hojas más grandes, ya que la cubrirán y protegerán el cogollo a la vez que ralentizan su secado, pudiendo decelerar el proceso durante una semana más.

Consejos:
  • Si vivimos en climas húmedos es recomendable que a la hora de cosechar ya llevemos 3 o 4 días sin regar, gracias a esto el sustrato estará totalmente seco. En estas condiciones la planta contiene menos humedad que si fuera regada recientemente. Con este método ahorraremos unos días en el secado.
  • Durante el manicurado y el secado hay que tomar las precauciones de tratar a los cogollos como si fueran de cristal, manipularlos con la mayor precaución posible porque los golpes harán que perdamos las preciadas glándulas de THC que se desprenden con gran facilidad.
  • Esta totalmente prohibido secar las plantas dentro del armario de crecimiento o floración por dos motivos: El primero es que le estaría dando la luz degradando su THC y el segundo es que los parámetros de temperatura y humedad son distintos en cada fase del cultivo, pudiendo estropear nuestra cosecha.
  • La mejor manera de saber si nuestra planta esta seca es doblar el tallo, si este se dobla tendremos que dejarla secar más días, por el contrario, si parte y se oye un chasquido sabremos que ya es el momento de pasar al curado (de esto ya hablaremos más adelante), si cuando lo partimos el tallo tronza en dos con un corte limpio es que nos habremos pasado con el tiempo de secado.
  • Cuando colguemos nuestras ramas hay que intentar que las flores no toquen unas con otras, facilitando la aireación entre ellas, facilitando un secado más regular y protegiendo contra la posible aparición de hongos.
  • Si usamos la malla de secado, cada 3 días es bueno darles la vuelta para que su secado se uniforme por ambas partes.
  • Si no damos controlados los parámetros de humedad es recomendable añadir un deshumificador, con ello conseguiremos unos resultados idóneos, existen unos pequeños de 3 litros de capacidad para pequeños armarios.
  • Si no disponemos de una armario de secado podemos improvisar uno fácilmente con una caja grande de cartón y cuerdas, en la parte inferior colocamos un pequeño ventilador de ordenador y listo un armario casero.
  • Evitar fumar vuestra cosecha por lo menos antes de que haya cumplido un mes después de ser cortada, si somos muy impacientes y no aguantamos más lo mejor es probar esos cogollos bajeros que, debido a su tamaño y densidad secarán mucho antes, aunque lo ideal es que las flores después del secado sean curadas (proceso que veremos más adelante).
  • Una vez finalizado el secado es hora de comenzar el proceso del curado, es el responsable de mejorar considerablemente las propiedades de la planta (sabor, olor, potencia…), para realizarlo lo ideal es disponer de botes de cristal herméticos o cajas de madera (siendo el cedro una buena opción) pero nunca las guardéis en bolsas de plástico, allí se acumulará la humedad y pueden pudrir.

¿Mito o realidad?

Debido a un grupo de afirmaciones que me he encontrado en blogs y páginas de internet voy a realizar un apartado para desmentir ciertos rumores que circulan por la red y no nos tengan  mal informados, porque a veces las confusiones nos pueden llevar a cometer errores de difícil solución.
  1. El cannabis no va a colocar más porque lo coloquemos boca abajo, ciertas habladurías cuentan que el THC va para las puntas y coloca más, es totalmente incierto así que si queréis colocarlas en una malla u otro método, adelante.
  2. Una de las peores con las que me he encontrado es una en la que contaban que si enterrabas la marihuana después de cosechada unos meses mejoraba su calidad, seamos sensatos, si enterramos la hierba será en una bolsa o algo, hay dentro aumentará la humedad y proliferaran los hongos, dejando nuestra cosecha inservible.
  3. Secar la “Yerba” en el microondas, alguno dice que le da buen resultado pero, lo único que conseguiremos  es destruir los terpenos (muy volátiles), el THC y otros cannabinoides esenciales de nuestra planta. Se que durante estos días estáis ansiosos de probar tan preciado fruto, pero sed pacientes y se os recompensará con una cosecha de mejor calidad.
  4. Otro mito muy común sobre el cultivo de cannabis es que el añadir zumos de frutas beneficiará al sabor final de la planta, es falso y además, podríamos llegar incluso a dañarla gravemente llegando incluso a matarla por podredumbre radicular. El sabor y olor mejoran con un buen secado y curado, este es el método infalible, cuando dominemos esto hasta una mala genética puede mejorar sus cualidades aplicándoles un buen secado y su posterior curado (al igual que el buen vino, con el tiempo mejora).
No podemos dejar sin hacer este proceso y realizarlo correctamente para poder disfrutar de nuestra cosecha. Un buen lavado de raíces, un secado y un curado son los pasos finales a seguir para obtener un buen resultado en nuestro cultivo. Después de 3-4 meses cultivando es una pena que por ser demasiado impacientes echemos todo a perder.
No olvidéis comentar por las redes sociales que os parece el artículo, darnos a conocer si usáis otros métodos, cualquier información que aportéis es bien recibida, entre todos podemos aprender unos de otros y mejorar en nuestras cualidades como cannabicultores.
Me despido hasta el siguiente artículo yerberos, sed felices y a seguir cultivando ideas.



0 comentarios:

Publicar un comentario


 

Cultivaunaidea.com

Cultivaunaidea.com es un blog dedicado a la enseñanza cannábica, cada persona podrá autocultivar su propia medicina sin recurrir al mercado negro, una de las grandes lacras que mantiene la prohibición del cannabis. Buenos humos y a cultivar ideas

work Publicidad

http Webs Amigas

map Contacto

person Sobre mí

place Galicia, España

person_add +RamónSouto


Tú eres el responsable de informar a los visitantes de tu blog de las cookies que utilizas en él. Para más información, ve a http://www.blogger.com/go/cookiechoices.