Ramón Souto

CEO Cultivaunaidea.com







jueves, 19 de octubre de 2017

El Curado de la Marihuana

Una vez que ya hemos cosechado y secado (para saber más sobre el secado puedes ver el nº166 de la revista yerba) nuestras plantas debemos proceder a retirar la humedad del interior de nuestros cogollos lentamente, esto lo conseguimos con el proceso de curado.
La finalidad del curado es descomponer la clorofila y otros componentes que contienen las flores, ayudando a mejorar sus cualidades organolépticas como son el sabor y el olor. Como el buen vino la yerba mejora con el tiempo de curado, no es lo mismo probar la misma variedad con un mes, 6 meses o incluso un año de curado, los matices serán muy diversos en cada uno de los casos.


¿Qué necesitamos para un buen curado?

Para realizar el proceso de curado debemos guardar en algún tipo de recipiente cerrado toda la materia vegetal, existen tres opciones que aportan excelentes resultados, la primera son las cajas de madera (el cedro funciona muy bien para curar nuestros cogollos) y el segundo son los botes herméticos con junta de goma (estos nos ofrecen la ventaja de ver como se encuentra la yerba sin necesidad de abrir el tarro) y por último los botes al vacío.

¿Qué conseguimos con un buen curado?

Al descomponer toda la clorofila obtendremos un sabor y aroma mucho más agradable y no ese olor a hierba húmeda. Cuando fumemos notaremos un humo mucho más suave, que no causa tos y no rasca al bajar por la garganta. 
Para ser considerado un buen curado, la dejaremos en botes o cajas durante un mínimo de 2 meses, mejorando todas sus cualidades.
Al realizar un curado en condiciones la marihuana contendrá una humedad de aproximadamente del 10 al 15%, habrá mejorado sus cualidades organolépticas a la hora de fumarla  se quemará mucho mejor.

¿Qué procesos químicos ocurren durante el curado?

A parte de producirse la descomposición del THC que necesita por lo menos un mes para ser eliminado en su mayor medida. Durante el proceso de curación parte del THC padece una oxidación transformándose en CBN, esto quiere decir que nuestras flores perderían parte de sus efectos psicoactivos, para contrarrestar esto, también el THCA que no se había transformado pasa a ser THC. No se puede dar un tiempo idóneo para el curado, aquí es donde cada uno se guiará por sus propios gustos.

¿Cómo conseguir un buen curado?

Una vez que el secado ha finalizado (lo sabremos cuando las ramas crujan al partirse, si se doblan continuaremos con el secado), procedemos a introducir nuestros cogollos en los frascos. 
Cuando manipulemos los cogollos sea en la fase que sea es recomendable hacerlo con la máxima delicadeza posible, ya que es muy fácil que se rompan o desprendan los tricomas (glándulas de resina). Antes de introducirlos en los frascos le quitaremos todos los tallos que pudieran quedar, dejando el cogollo completamente limpio, con esto estaremos ya eliminando toda la humedad contenida en el tallo.
Cuando introduzcamos los cogollos por primera vez al tarro no lo llenaremos del todo, dejaremos una parte sin ocupar en la parte de arriba para que quede más aireado.
Para poder introducir los cogollos debemos cortar las ramas de un tamaño (30-40 cm) semejante para que entren en los botes, la primera vez que los introduzcamos en los tarros los abriremos después de 3 o 4 horas después de haberlos metidos, con esto podremos empezar a comprobar como desprenden la humedad las flores. A partir de este momento tendremos que abrir el bote 3 de veces al día dejándolo abierto unos cuantos minutos de cada vez durante la primera semana, en la segunda rebajaremos a abrirlo 2 veces al día  necesitaremos abrirlo unos minutos, e iremos rebajando cada semana las veces que abrimos el bote, de esta manera la humedad se irá eliminando lentamente.
Para proceder a almacenar los cogollos, estos deben perder el 90% de su humedad original, por consiguiente los cogollos solo deben contener entre un 10 o un 15% de humedad previo almacenamiento.

¿Cómo y dónde conservarla?

Si queremos guardarla durante períodos largos de tiempo debemos protegerla de tres elementos: el oxígeno, la luz y el calor. Con la exposición a cualquiera de los anteriores citados, lo único que conseguiríamos disminuir la calidad de nuestras flores. Para conseguirlo se suele guardar en un sitio a oscuras y fresco, una alacena o despensa de comida son una buena opción.
Un método muy utilizado en otros países es el de congelar nuestra cosecha, debido a la alta humedad que contiene el congelador, hay que usar unas bolsas al vacío con un sellado hermético que impide el paso de la humedad, a mí personalmente no es que me agrade este método porque al congelarse, toda la humedad que se acumule en nuestras flores podrían dañar los tricomas, para ello prefiero hacer el mismo método pero en la nevera, gracias al frío se consigue ralentizar la degradación de los cannabinoides.
Otro método muy parecido al anterior son una especie de tuppers que constan de una válvula por donde se puede extraer todo el aire (al vacío) que aún contenga, una vez extraído cerramos la válvula para que no se vuelva a llenar de aire.
Las condiciones óptimos del ambiente para el curado deben ser: una temperatura de unos 18ºC, una humedad relativa de aproximadamente 50-55% y una oscuridad total, consiguiendo estos parámetros podremos realizar un óptimo curado.
Cuánto más lento sea el proceso de curado mejores aromas y sabores obtendremos. Es normal que los cogollos que se curan durante tiempo adquieran unas tonalidades marrones y vayan perdiendo ese verde intenso.


IMPORTANTE: Vigilar la humedad

No es la primera vez que alguien se olvida la yerba en los tarros y debido a los excesos de humedad comienza la proliferación de hongos, dejando nuestra cosecha inservible, sino queremos que nos pase esto debemos estar siempre atentos y observando lo que sucede.
Cuando los cogollos lleven varios días curándose en los tarros volverán a estar algo húmedos y esponjosos, no os preocupéis ya que esto es el proceso normal, al ir desprendiendo la humedad que contiene en su interior hacia el exterior del cogollo. Si la humedad fuera excesiva los podemos sacar y esparcir en una malla de secado para que pierdan los excesos antes de volver a iniciar el proceso de curado. Con esta técnica se mantiene la yerba siempre con un grado de esponjosidad, mejorando cada día que pasa su sabor y olor.

NOVEDADES: Cvault y Boveda

En mi estancia el año pasado en la Expogrow de Irún, tuve la suerte de que me regalaran unos cuantos sobres de bóveda para que yo mismo pudiera probar su eficacia. Pues escribo esto porque fue un producto que realmente me sorprendió ya que actúa como un humificador / deshumificador natural. 
El sobre de Boveda se debe introducir en un bote cerrado, siendo lo ideal los recipientes cvault que hablaremos de ellos un poco más adelante. Una vez que lo tenemos introducido en el frasco junto a nuestra cosecha puede actuar de dos formas:
Si nuestros cogollos se encuentran demasiado secos el sobre de Boveda les proporcionará la humedad justa para que se conserven en óptimas condiciones.
Si la yerba por el contrario se encuentra demasiado húmeda actuará como un deshumificador natural absorbiendo todos los excesos.
El sobre Boveda tiene un peso de 67 gramos que se encarga de dejar una humedad relativa de entre 56-62% dentro de recipientes cerrados, creando unas condiciones óptimas para el curado de la marihuana. Además está compuesto solo por productos naturales, agua y sales, destaca por su facilidad de uso y que no requiere ningún tipo de mantenimiento, una vez agotado se repondrá por uno nuevo.
Para una mayor eficacia de los sobres Boveda tienen los contenedores Cvault, es un recipiente fabricado en acero oxidable de grado alimentario, disponible en varios tamaños según la necesidad del consumidor.
Este contenedor dispone de tres cierres de seguridad con pinza, a parte contiene una junta de goma para asegurar su hermetismo, gracias a esto podemos mantener nuestra cosecha lejos de la luz y el oxígeno, que son dos factores que degradan nuestros preciados cannabinoides.
En la tapa dispone de un pequeño habitáculo en forma de rejilla para poder introducir el sobre bóveda, al cerrar este actuará  subiendo o disminuyendo la humedad en relación a la humedad contenida en la yerba.


CONSEJOS:
Etiquetar correctamente cada tarro con el nombre de la variedad, tiempos de secado y curado, cuantos más datos apuntemos mejor sabremos la próxima vez que cultivemos la misma variedad cuando se encuentra en su punto óptimo.
Si queremos darle un curado decente como mínimo tenéis que esperar un par de meses, no seáis impacientes que lo bueno de hace esperar.
Es obligatorio comprobar diariamente como se encuentran, si los cogollos están demasiado blandos significará que no se están curando correctamente, si a mayores olemos y desprende una fragancia como a húmedo, volveremos a sacarlos y dejar secando hasta que liberen los excesos de humedad, para volver a introducirlos en el bote y continuar su proceso de curado.
Es importante seguir todos los consejos y parámetros anteriormente mencionados, un mal curado puede provocar que el THC de nuestras preciadas flores se degrade rápidamente, transformándose en CBN un cannabinoide con efectos más relajantes y narcóticos.
Es una pena ver como cultivadores después de una larga cosecha, por querer apurar las cosas y su impaciencia, intentar acelerar los procesos de secado y curado, esto es un tremendo error ya que si queremos conseguir una yerba de primera necesitaremos que siga su curso natural, es un proceso lento pero que realmente merece la pena su espera, como me decían de pequeño “Las cosas de palacio van despacio”.
Si os quedara alguna duda sobre el proceso de curado no dudéis en preguntar en las redes sociales de cultiva una idea. Si nunca habéis esperado a tener una buena cosecha bien curada, os animo a hacerlo y que nos comentéis las diferencias que notáis que seguramente sean bastantes y con unos mejores resultados sin lugar a duda.
Me despido hasta el próximo artículo, os deseo unos buenos humos y a cultivar ideas yerberos.



0 comentarios:

Publicar un comentario


 

Cultivaunaidea.com

Cultivaunaidea.com es un blog dedicado a la enseñanza cannábica, cada persona podrá autocultivar su propia medicina sin recurrir al mercado negro, una de las grandes lacras que mantiene la prohibición del cannabis. Buenos humos y a cultivar ideas

work Publicidad

http Webs Amigas

map Contacto

person Sobre mí

place Galicia, España

person_add +RamónSouto


Tú eres el responsable de informar a los visitantes de tu blog de las cookies que utilizas en él. Para más información, ve a http://www.blogger.com/go/cookiechoices.